sábado, 19 de septiembre de 2020

Rubén Uría: de Axel Torres a Cristóbal Soria


Cuando creé el blog  en 2011, mis dos referentes eran Axel Torres y Rubén Uría. Ambos son de sobra conocidos. Televisión, radio, prensa digital e incluso han publicado libros. Axel, con sus brillantes análisis de los partidos, su habilidad para contextualizar sus opiniones, su capacidad para comunicar y conducir espacios futbolísticos sin meterse en ningún charco. Uría (seguidor confeso del Atlético de Madrid), buen comunicador y magnífico escritor, con un espíritu más crítico y vehemente, especialmente con los dueños del Atleti y la prensa de Madrid. Cuando Rubén sacaba el Hacha, poderosos del mundo del fútbol se tambaleaban. 

Poco a poco me fui dando cuenta de que a ese romanticismo que desprendía Uría al señalar al dúo proscrito chiringuitos varios se le iba viendo el cartón. Desde su posición neutral (respecto a los dos grandes de España) de colchonero, Rubén enjabonaba las andanzas del FC Barcelona y con el pretexto de poner en su sitio a periodistas y contertulios afines al Real Madrid, destilaba, siempre con buena pluma, un tufo antimadridista que particularmente no me gusta. Más que nada porque es un profesional serio y no un showman. Una cosa es denunciar los presupuestos abusivos de los gigantes de La Liga en relación al resto, y que aquellos copen la información deportiva diaria, y otra es hacer juicios de valor en función de cual de los dos clubes se trate.

Después de mucho tiempo sin saber de él, Uría hace en Goal.com la entrevista exclusiva mundial. Leo Messi se queda en el Barça. El periodista se dejó el Hacha en casa ese día. No formuló, según mi criterio, varias preguntas importantes de interés al que ha sido muchas veces Dios disfrazado de jugador de fútbol. No sé sí por estar pactadas o porque no quiso. Por falta de capacidad seguro que no fue. No intentó saber si se marchará libre el argentino a final de temporada. Si se planteó o se plantea bajar la cláusula de cara a que ninguna de las dos partes saliera o salga perjudicada. Si habló con Guardiola. Si tuvo negociaciones con el Manchester City u otro equipo. Si escuchará ofertas a partir de enero. Si cabría la posibilidad de que se quedase una temporada más en caso de ganar la Champions. Si no cree que la afición del Barça merecía que saliera a explicar la situación antes y no esperar diez días después de enviar el burofax dando lugar a decepciones y especulaciones. Es difícil que haya respuestas cuando no hay preguntas.

Es un éxito incontestable para el currículum del Hacha haber tenido frente a frente a Messi en uno de los momentos más importantes de la carrera del astro azulgrana. A mí me hizo recordar, no la entrevista concretamente sino la línea editorial de su trayectoria, a Cristóbal Soria, el cual desde su posición "neutral" sevillista sabemos de que pie cojea. Eso sí, sin el circo ni la pose de matón del ex delegado. En mi opinión, Messi se queda porque Bartomeu no se tragó el farol del burofax y no lo dejó ir a coste cero. Y a saber cuando resolverían los tribunales. Aún estando yo equivocado, Messi no calló bocas como da a entender Rubén de manera bravucona en su artículo en Sport "La camiseta no se mancha" . Messi tomó la decisión que más le convenía dadas las circunstancias.

Foto: Rubén Uría y Leo Messi durante la entrevista. (Goal.com)

No hay comentarios: